9 obras que ver en el Museo Thyssen de Madrid

Guía de las 9 obras imperdibles que hay que ver en una visita al Museo Thyssen de Madrid

Los cuadros del Museo Thyssen de Madrid proceden de la colección privada del magnate alemán del acero Thyssen-Bornemisza, que se enriqueció enormemente durante la Segunda Guerra Mundial. El barón Hans Thyssen-Bornemisza volvió a reunir la inmensa colección de su padre Heinrich, que había sido dividida entre sus herederos a su muerte. El barón volvió a adquirir las obras de sus familiares, centrándose primero en las obras del impresionismo alemán, luego en las pinturas de los vanguardistas rusos, hasta reconstruirla casi por completo, enriqueciéndola con las primeras obras abstractas. Desde 1992, el Museo Thyssen-Bornemisza, que incluye, entre otros, a Van Eyck, Caravaggio, Van Gogh, Gauguin y Hopper, está preparado para deleitar los ojos de los turistas.

Habitación de hotel de Edward Hopper

Habitación de hotel de Edward Hopper ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Hopper es uno de los artistas estadounidenses de principios del siglo XX que mejor retrató las emociones de la sociedad en la que vivió.

En los años 30, Hopper alcanzó su madurez artística y creó los cuadros que le harían famoso. El pintor consiguió plasmar en el lienzo la sensación de soledad que impregnaba la sociedad estadounidense de principios del siglo XX. La mujer del cuadro está leyendo un libro en una habitación de hotel desnuda, después de quitarse la ropa. La escena, en sí misma, representa un momento de tranquilidad en el que no pasa nada. Pero la elección del blanco para dibujar la pared sobre la que se apoya la cama, en fuerte contraste cromático con la sombra que oscurece el rostro de la mujer, confiere inmediatamente una sensación de angustia y soledad a toda la escena.


Paisaje al atardecer de Vincent van Gogh

Paisaje al atardecer de Vincent van Gogh ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

El cuadro data de 1885, época en la que Van Gogh, para encontrar algo de paz, volvió a vivir con sus padres en el pequeño pueblo de Nuenen.

El “gran tonto” del mundo pictórico, se inspira en la tradición paisajística holandesa y, como todo artista que se precie, traslada las tensiones de su mundo interior a la naturaleza. El tema parece casi casual y la ausencia de color se inspira en la pintura de la oscuridad que, como afirma el propio Van Gogh, también es color. Toda la composición es muy sencilla, pero a veces de las cosas más simples surgen las mayores sugerencias.


Retrato de un joven de Rafael Sanzio

Retrato de un joven
Rafael (y colaborador) ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

¿Es el alumno el que supera al maestro, o el maestro el que se convierte en alumno? El “Retrato de un joven” se atribuye desde hace tiempo a Giulio Romano, uno de los mejores alumnos de Rafael Sanzio.

Solo más tarde se pudo comprobar que el retrato del joven Alessandro De Medici, fue realizado por el maestro y no por el alumno. La expresión del niño retratado en el cuadro subraya la habilidad de Rafael para dibujar con delicadas pinceladas incluso el vestido del sujeto, haciéndolo parecer tan suave como se puede sentir al tacto.


Bailarina basculando de Edgar Degas

Bailarina basculando de Edgar Degas (Bailarina verde) ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Degas es uno de esos pintores que escapan a las etiquetas artísticas. Si bien es cierto que fue uno de los fundadores del Impresionismo, el pintor francés produjo cuadros que iban mucho más allá de cualquier ideología que pudiera rastrearse en una sola corriente.

En “La bailarina inclinada”, el derroche de color es ciertamente un producto del impresionismo, pero el encuadre casi cinematográfico desde arriba y la elección de filmar al sujeto en una posición casi antinatural hacen que el cuadro sea mucho más inusual de lo que podría parecer a primera vista. La obsesión de Degas por las bailarinas era tal que muchos de sus cuadros las presentaban. Una elección bastante inusual, teniendo en cuenta que sus contemporáneos estaban más cerca de la reproducción de paisajes.


Mujer con sombrilla en un jardín de Pierre-Auguste Renoir

Mujer con sombrilla en un jardín
Pierre-Auguste Renoir ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Esto es impresionismo: el tema de este cuadro no es la mujer con el paraguas que se ve al fondo, ni la persona que recoge flores.

El verdadero tema de este cuadro es el color, su calidez que deja el resto en un segundo plano. Pierre August Renoir (padre de Jean) pintó el cuadro con la técnica de la pincelada fragmentada, para difuminar los contornos de los objetos y dar a los colores una visibilidad indiscutible. La intención del pintor era hacer que la naturaleza que rodea a la mujer con el paraguas fuera tan vívida, y utilizó esta técnica para permitir que la luz de los colores irrumpiera y se asentara maravillosamente en el lienzo.


Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada de Salvador Dalí

Sueño causado por el vuelo de una abeja alrededor de una granada un segundo antes del despertar
Salvador Dalí ©Salvador Dalí, Fundación Gala-Salvador Dalí / VEGAP, Madrid.

¿Quién iba a pensar que el zumbido de una abeja durante la siesta podría ser una fuente de inspiración?

Dalí, influenciado por las teorías freudianas, enorgullece al padre del psicoanálisis con un arte que da rienda suelta al inconsciente. Un elemento externo al sueño se inserta coherentemente en el sueño: la picadura de la abeja está representada por la bayoneta que pica a la mujer, y el dolor derivado de los tigres que salen de un pez que, a su vez, se origina en una granada. Si por casualidad escuchas un zumbido mientras duermes, aprovecha para dar rienda suelta a tu creatividad, quizá te salga otra obra maestra.


Santa Catalina de Alejandría de Caravaggio

Santa Catalina de Alejandría Caravaggio (Michelangelo Merisi) ©Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, Madrid.

En la base de este hermoso cuadro hay dos historias muy interesantes. La primera se refiere a la identidad del sujeto.

Parece que Santa Catalina tiene el rostro de una prostituta, de la que el artista se enamoró perdidamente. La segunda historia se refiere a la realización del cuadro, que parece haberse hecho con motivo de la condena de Beatrice Cenci por el asesinato de su padre. El juicio despertó un gran interés, y aunque la obra fue encargada para celebrar el triunfo de la justicia, es muy probable que Caravaggio estuviera más interesado en la salvación del parricida que en su condena.


Corrida de toros de Pablo Picasso

Corrida de toros
Pablo Picasso ©Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid.

Símbolo nacional de España por excelencia, el toro está representado en muchas de las obras que Picasso realizó entre los años 1930 y 1940.

Muy ligado a sus orígenes, el artista fue también un incansable aficionado a los toros desde su adolescencia hasta su vejez. Y hablando de toros… este cuadro, realizado en 1934, muestra una pelea entre un toro y un caballo. Las figuras están enfatizadas por varias líneas de color y transpira una fuerte sensación de tensión que culminará, unos años más tarde, en la producción del Guernica.


Conversación bajo los olivos de Matisse

Conversación bajo los olivos
Henri Matisse ©Sucesión H. Matisse / VEGAP, Madrid.

Mientras que las obras anteriores de Matisse se habían caracterizado por una tendencia a utilizar colores violentos, a menudo disonantes, para expresar emociones, aquí la paleta de colores es limitada.

El cuadro, realizado en 1921, pertenece a la fase de “vuelta al orden” de su arte, en la que su enfoque se vuelve más suave y relajado. Detrás de este delicado aspecto, hay un complejo debate entre el tema y el estilo que pretende expresar las aspiraciones del inquieto artista. Aunque se adaptó a las tendencias del momento, donde predominaba el tradicionalismo de Derain, Matisse no renunció a sus convicciones.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayude a optimizar tu visita. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Puedes aceptar o rechazar su uso siempre que lo desees. Encontrarás más información en nuestra política de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar